lunes, 16 de enero de 2012

Haití sólo podrá salir de la crisis con ayuda de la comunidad internacional




El presidente de República Dominicana, Leonel Fernández, advirtió que Haití no podrá salir solo de la crisis sin la ayuda de la comunidad internacional, tras realizar una visita oficial al país caribeño en el marco de la conmemoración del segundo aniversario de un terremoto que devastó ese territorio.

En exclusiva a teleSUR, Fernández expuso que “ sin duda alguna que lo acontecido fue una devastación total, en términos de pérdidas de vidas humanas, de infraestructura, propiedades, recursos humanos”.

Sin embargo, consideró que la comunidad internacional se comprometió a brindar un respaldo a ese país, el más pobres de América, y lo ha venido cumpliendo.

Refirió, en ese sentido, que República Dominicana inauguró un centro de educación superior y está dispuesto a fijar alianzas, para contribuir a la formación profesional del pueblo haitiano, sin que éstos tengan la necesidad de abandonar su país.

“El establecer vínculos entre nuestras instituciones y ésta la (Agencia Universitaria de la Francofonía) Henry Christophe en Limonade, pues va a ser de mucha utilidad para estos jóvenes, que quizás no tendrán que emigrar hacia nuestro país para poder acceder a una educación superior de calidad”, expresó el Presidente.

Asimismo, recordó que tras el terremoto de enero del 2010, la comunidad internacional aprobó entregar unos 11 mil 500 millones de dólares a Haití para su reconstrucción, cifra que aún no ha podido ser desembolsada como consecuencia de la crisis económica mundial; pero que continúa dentro de la agenda de prioridades al momento en que esta situación sea superada.

A continuación la transcripción exacta de la entrevista concedida por el presidente de República Dominicana a teleSUR:

¿Cuál es su evaluación a dos años del terremoto. Se puede hablar de reconstrucción de Haití?

Bueno sin duda alguna que lo acontecido fue una devastación total, en términos de pérdida de vidas humanas, de infraestructura, propiedades, recursos humanos, en fin.

Hubo el compromiso de la comunidad internacional inmediatamente después de colaborar con la reconstrucción de Haití. Obviamente de que la situación económica mundial ha afectado el hecho de que la comunidad haya podido actuar conforme a las expectativas que inicialmente se habían creado.

Bueno República Dominicana hizo un compromiso, que fue el de construir una universidad con la finalidad de que sirviera de esperanza a la juventud haitiana, donde haya habido desolación, dolor, pena, tristeza; ahora hay por lo menos la esperanza de que se puede construir un futuro mejor a través de un centro de educación superior

Obviamente lo que tenemos es la infraestructura, de ahora en adelante es cómo dotar esa universidad de contenidos y ahí hay pues grandes posibilidades de establecer alianzas con la Agencia Universitaria de la Francofonía, que es una red de 800 universidades de países francófonos.

Establecer vínculos con nuestras universidades en República Dominicana; actualmente hay 15 mil jóvenes estudiantes universitarios haitianos en República Dominicana. De manera que, el establecer vínculos entre nuestras instituciones y ésta la Henry Christophe en Limonade, pues va a ser de mucha utilidad para estos jóvenes, que quizás no tendrán que emigrar hacia nuestro país para poder acceder auna educación superior de calidad.

En todo caso, lo que vemos simbólicamente al inaugurarse justamente en el segundo aniversario del terremoto, es que pueda ser el punto de partida para un proceso de transformación y de modernización de la sociedad haitiana, que yo creo que es el centro de interés y la esperanza de todos los ciudadanos de este país.

Presidente ciertamente la crisis mundial -como dice usted- ha podido golpear algunos países. Sin embargo, con los recursos destinados según seguimiento de las ONG, de movimientos sociales haitianos, estos recursos no llegaron propiamente a la comunidad haitiana. Por ejemplo, usted ha hablado de una universidad y ellos lo pueden palpar, pero no así con cuatro mil millones de dólares, por ejemplo, que se desembolsaron de la comunidad internacional. Se habla que hay empresas privadas, las cuales se quedaron con esos recursos o se retornó esos recursos en pago de logística, pago de personal. Igualmente la cantidad de ONG que debilitan el Estado y que a través de esas ONG es que se desembolsan ese dinero. ¿Qué evaluación y reflexión puede hacer frente a eso?

Bueno, yo no podría intervenir en un tema de esa naturaleza, porque se trata de un asunto interno de Haití y sus relaciones con los donantes del exterior.

Lo que puedo decir es que inmediatamente después del terremoto tuvimos una reunión en Punta Cana, República Dominicana, se hizo una cuantificación de los daños y llegamos a determinar que se requerían unos 11 mil 500 millones de dólares para ser desembolsados en un periodo de 10 años, pero que en lo inmediato -en un periodo de dos años- tenía que haber un desembolso de la comunidad internacional de ayuda al desarrollo y la reconstrucción de Haití equivalente a unos cinco mil millones de dólares.

Eso que conversamos en Punta Cana, entendemos nosotros, no ha podido ser todavía desembolsado fruto de la situación, de la recesión económica mundial; lo que está aconteciendo en Europa, que normalmente ha sido el principal donante al desarrollo en América Latina, presumo que habrá afectado.

Pero en todo caso hacemos un llamado de nuevo a la comunidad internacional, que aunque dos años después del sismo que afectó este país ,Haití no está en la primera plana de los diarios; sin embargo, el pueblo haitiano sigue a la espera de que esa comunidad internacional pueda ser generosa como siempre lo ha sido y ayude a Haití a acelerar su proceso de modernización y hacia el desarrollo sostenible.
El país es uno de los más pobres de América Latina. Si esto hubiese ocurrido en otra nación no existiera -dicen- 540 mil personas todavía debajo las carpas. ¿Qué puede decir frente a esto?

Que Haití sólo no podrá resolver estos problemas, que hay una obligación moral de la comunidad internacional de colaborar y asistir a Haití y que estamos a la espera de que efectivamente eso pueda ser cumplido

República Dominicana es un país también con grandes limitaciones presupuestarias, República Dominicana es un país pobre; sin embargo, sabíamos de la prioridad de contribuir a la reconstrucción de Haití.

Creo que hemos cumplido con nuestro deber, con el compromiso que hicimos y por tanto lo que hay que hacer es un esfuerzo adicional, no perder de vista que Haití sin la colaboración nuestra, de la comunidad internacional, no podrá definitivamente superar su ancestral situación de subdesarrollo, su situación de premodernidad y el poder satisfacer las aspiraciones y anhelos de sus ciudadanos.

via:telesurtv

No hay comentarios:

Publicar un comentario