martes, 10 de enero de 2012

Brasil regularizará a 4 mil haitianos





Brasil regularizará a cuatro mil haitianos que han ingresado de forma ilegal a ese territorio desde el 2010, a dos años de que se registrara un terremoto que devastó al país caribeño, pero advirtió que antes reforzará las fronteras y requerirá visa a cualquier ciudadano que intente ingresar en los corrientes.

La presidenta Dilma Rousseff, quien prevé visitar Puerto Príncipe el 1 de febrero, adoptó las medidas ante el explosivo aumento de migrantes ilegales haitianos llegados al país.

En su blog oficial, la Presidencia informó que "quien ya está Brasil recibirá una visa de permanencia", pero en adelante los haitianos requerirán visado para entrar en el país.

Por su parte, el ministro de Justicia, José Eduardo Cardozo, expuso que "el Gobierno no será indiferente a la situación de vulnerabilidad económica de los haitianos. Pero quien no tenga visado no podrá entrar a Brasil".

Añadió que de los cuatro mil haitianos que serán regularizados, mil 600 ya han obtenido su visa.

Cardozo anticipó que el jueves próximo el Gobierno someterá al Consejo Nacional de Migración, órgano oficial conformado por entidades oficiales y no gubernamentales para definir políticas migratorias, una propuesta para conceder hasta 100 visas por mes a haitianos en la embajada brasileña en Puerto Príncipe, junto con el impedimento para la entrada irregular de caribeños sin autorización.

No obstante, las visas permitirán a los receptores realizar actividades remuneradas en el país, aunque su concesión no estará condicionada a que la persona ya tenga un contrato de trabajo en Brasil.

A partir del jueves, cuando el Consejo Nacional de Migración discuta la concesión de 100 visas por mes, cualquier haitiano que ingrese a Brasil en forma ilegal será deportado.

Los documentos de permanencia tendrán una validez de cinco años y estarán condicionadas a que el beneficiario se dedique a realizar trabajos legales en el país.

De acuerdo con el Gobierno de Brasil, muchos migrantes han pagado entre mil 500 y cinco mil dólares a traficantes conocidos como "coyotes" para que les ayuden a abandonar Haití en avión con rumbo a Ecuador o Colombia, desde donde emprenden un largo camino por tierra para ingresar al país suramericano por las fronteras de Perú y Bolivia.

Es por ello que Cardozo consideró que "tenemos que atacar esta ruta ilegal de inmigración y la acción de los coyotes".

Rousseff discutirá la situación con las autoridades peruanas, bolivianas y ecuatorianas; en tanto se decidió reforzar la zona fronteriza.

Según datos oficiales, la mayoría de los inmigrantes se han ubicado en las localidades de Tabatinga y Brasileia, en los estados fronterizos de Amazonas y Acre (noreste), respectivamente.

La mandataria viajará a Haití el próximo 1 de febrero, a fin de fortalecer la cooperación con ese país.

No hay comentarios:

Publicar un comentario