miércoles, 14 de diciembre de 2011

Evo Morales pide a Legislativo agilización de ley para luchar contra el narcotráfico






El presidente de Bolivia, Evo Morales, pidió este miércoles a la Asamblea Legislativa aprobar una ley que brinde facultades operativas y de combate a los recién adquiridos  aviones K-8, para fortalecer la lucha contra el narcotráfico y que permita derribar a las avionetas dedicas al transporte de cocaína si sus pilotos no obedecen al pedido de aterrizaje.

Morales, quien participó en la entrega oficial del sistema de armas de los seis aviones K-8 en la Base Aérea de Cochabamba (centro), encomendó al vicepresidente y presidente de la Asamblea Legislativa, Álvaro García Linera, la elaboración de esta normativa.
En los últimos años la Fuerza Especial de Lucha Contra el Narcotráfico (Felcn) detectó la proliferación de avionetas dedicadas al transportes de cocaína.

“Si bien tenemos seis K-8, preparados sus pilotos para el combate al narcotráfico, qué hacer con esas avionetas de narcotraficantes si a una instrucción no obedece y sigue volando, siento que es importante dotarnos de alguna norma para derribar esas avionetas de narcotraficantes, aprovechamos, y para eso hemos invitado al compañero Álvaro García Linera, como presidente de la Asamblea Legislativa Plurinacional, pues que mediante la Asamblea, cómo dotarnos de una ley”, manifestó.

“Sé y sabemos que en algunos países vecinos tienen esta clase de normas y en Bolivia todavía no”, añadió Morales.

El Presidente volvió a pedir a la comunidad internacional y a los países industrializados, donde existe un mayor consumo de cocaína, un adecuado apoyo tecnológico para efectivizar la cruzada contra el flagelo del narcotráfico, en el marco de la responsabilidad compartida, como la necesidad de contar con radares y helicópteros.

Los seis aviones chinos K-8 fueron ensamblados en Cochabamba por la Fuerza Aérea Boliviana (FAB).
Las aeronaves fueron adquiridas con una inversión de 57,8 millones de dólares y ensamblados en el Centro de Mantenimiento de Cochabamba con piezas y equipos de alta tecnología provenientes de China.

El comandante General de la Fuerza Aérea, general Tito Gandarillas, explicó que las aeronaves tienen la capacidad de interceptar aeronaves que violen los cielos de Bolivia o que circulen sin autorización, como lo hacen las avionetas utilizadas por los narcotraficantes.

Los aviones tienen una velocidad máxima de 430 nudos, están montados para luchar contra el narcotráfico,entrenamiento y otras necesidades de la FAB.

“Con las seis modernas aeronaves de intercepción K8 se incrementó el parque aéreo de la Fuerza Aérea con el fin de reforzar la seguridad de la soberanía de nuestros cielos", remarcó Gandarillas.

No hay comentarios:

Publicar un comentario